Tennis' leading expert? Data. Let's build a Smarter Planet.Find Tickets Online at ticketmaster
US Open
USOpen.org
  • Antes
  • Dia:
  • 1
    lunes 27 agosto
  • 2
    martes 28 agosto
  • 3
    miércoles 29 agosto
  • 4
    jueves 30 agosto
  • 5
    viernes 31 agosto
  • 6
    sábado 1 septiembre
  • 7
    domino 2 septiembre
  • 8
    lunes 3 septiembre
  • 9
    martes 4 septiembre
  • 10
    miércoles 5 septiembre
  • 11
    jueves 6 septiembre
  • 12
    viernes 7 septiembre
  • 13
    sábado 8 septiembre
  • 14
    domingo 9 septiembre
  • 15
    lunes 10 septiembre
  • Después

Murray por fin es grande

Andy Murray
Por Antonio Aparicio
lunes 10 septiembre 2012

Más de tres cuartos de siglo después, el “grande” neoyorquino ha vuelto a tener un campeón británico (el primero de la era ‘open’). El escocés de 25 años Andy Murray (cabeza de serie 3º) sucedió al inglés Fred Perry (campeón en 1933, 1934 y 1936) para conquistar el primer torneo de Grand Slam de su carrera en un épico partido a cinco sets contra el defensor del título, Novak Djokovic (2º), al que doblegó por 7-6 (10), 7-5, 2-6, 3-6 y 6-2 al cabo de 4 horas y 54 minutos.

 

Era su segunda final en el Abierto de Estados Unidos (tras la disputada en 2008 ante Roger Federer) y la quinta en un Grand Slam (también en las ediciones de 2010 y 2011 del Abierto de Australia, y esta misma campaña en Wimbledon), y todas las anteriores las había perdido. Sin embargo, 2012 estaba siendo el año de Andy Murray. Ya en la hierba londinense había logrado ganar su primer set en una final de Grand Slam y, sobre todo, su confianza había subido como la espuma tras proclamarse campeón olímpico ante su público en ese mismo escenario. El nuevo nº 3 del mundo (adelanta al lesionado Rafael Nadal), quien suma su tercer título de un año que abrió imponiéndose en Brisbane, emula así a su actual entrenador, Ivan Lendl, quien también ‘necesitó’ perder 4 finales para conquistar su primer ‘grande’.

 

Antecedentes parejos

 

La pista ‘central’ Arthur Ashe se llenó hasta la bandera para presenciar el quinto ‘Súper lunes’ consecutivo (desde 2008) por mor de las inclemencias meteorológicas, y el espectáculo no defraudó las expectativas. El serbio Novak Djokovic disputaba su tercera final seguida en Flushing Meadows, dispuesto a adjudicarse su sexto ‘major’ ante un Murray al que ya había arrollado el año pasado en el choque decisivo del Abierto de Australia. Sin embargo, aunque ‘Nole’ había prevalecido igualmente sobre el británico este 2012 en las semifinales de Melbourne (también en cinco sets), el balance del año en sus duelos particulares registraba un 2-2, y el global (ahora de 8-7 para Djokovic) también estaba muy igualado. 

 

Por consiguiente, no era de extrañar que la contienda estuviese muy reñida desde el principio, aun cuando el defensor del título se presentara plácidamente en la final tras haber perdido un único set en su andadura en el torneo (ante David Ferrer en semifinales), mientras que Murray había tenido que disputar tres compromisos a cuatro mangas.

 

Un primer set de locos

 

Djokovic, eso sí, tardó en meterse en el partido, más afectado que su rival por un viento de costado que volvió a hacer de las suyas (aunque no tanto como el vendaval de las semifinales); y, de entrada, vio cómo Murray ganaba sus 7 primeros puntos al resto: break en blanco con 4 errores no forzados del serbio, más un 0-40 que, al igual que otra bola de quiebre inmediatamente posterior, no aprovechó. “Nole” logró el contrabreak entre medias, en su tercer break-point tras haberse puesto con 0-40, pero mientras que el escocés se apuntaba luego su servicio en blanco, el balcánico volvía a entregarlo, con un par de dobles faltas incluidas (3-2). Sin prodigarse demasiado en golpes ganadores, Murray imponía su solidez y su capacidad para deslizarse por la pista para llegar a las bolas más inverosímiles, frente a un Djokovic a quien superaba en la mayoría de sus subidas a la red.

 

El pupilo de Marian Vajda, no obstante, cobró moral tras anotarse el punto más largo del torneo (¡54 golpes!) y logró igualar las tornas paulatinamente, de la mano de unas prestaciones mejoradas al servicio (dos juegos en blanco seguidos) y con la volea. Así, después de recuperar su saque en el octavo juego (4-4), forzó sin más contratiempos reseñables un tie-break jugado de poder a poder, en el que Murray se acabó llevando el gato al agua tras contrarrestar un par de minibreaks adversos y sellar ¡su 6ª bola de set consecutiva! con un saque ganador: 7-6 (12-10).

 

Bajón de ‘Nole’

 

El haber acabado perdiendo ese increíble primer parcial, que duró la friolera de 86 minutos y presentó unas estadísticas niveladísimas para ambos jugadores, fue un auténtico jarro de agua fría para Djokovic, quien, como había hecho al comienzo de la final, regaló de entrada su saque en blanco (7-6, 2-0) y, no contento con ese despropósito, vio cómo Murray le endosaba el doble break (4-0). Un saldo de 11 errores no forzados en lo que iba de manga (por 1 sólo del campeón olímpico) tuvo la culpa, pero “Nole” logró recortar distancias en su primera ocasión de quiebre del set y confirmar el break tras salvar otra amenaza sobre su saque (4-2).

 

Parecía que la reacción del nº 2 mundial podía llegar tarde, porque Murray ganó su siguiente servicio en blanco, pero, por el motivo que fuese, el discípulo de Lendl empezó a concatenar fallos y solamente se anotó un punto en cada uno de los tres juegos siguientes, de modo que Djokovic rubricó el 5-5 con un precioso globo. Sin embargo, en su siguiente saque, un error tras otro puntazo (con 30 intercambios) y un ‘smash’ clamorosamente marrado pusieron al ex nº 1 del mundo al borde del abismo (15-40). En la segunda bola de set, el ‘Ojo de Halcón’ no hizo milagros para el serbio y, con una derecha desviada, entregó la segunda manga al británico: 7-6, 7-5.

 

Llega la reacción

 

Lejos de amilanarse (y aprovechando que el viento empezaba a amainar), el defensor del título inició la tercera manga con bríos renovados, acosando el saque de su rival. De entrada, Murray remontó un 15-40 con un ‘ace’ como remate (1-0). Sin embargo, el escocés volvió a reincidir luego en el 15-40 (con una doble falta), y un espléndido resto de Djokovic le valió el quiebre y su primera ventaja en un set del partido (1-2). El campeón olímpico tuvo su oportunidad de igualar en el sexto juego, pero no aprovechó sus dos bolas de ruptura. El serbio, en cambio, besó la línea con otro par de grandes restos para apuntarse el doble break (2-5) y, con un smash, no perdonó en su primera bola de set: 7-6, 7-5, 2-6.

 

En ese tercer set, “Nole” había reducido su cuota de errores no forzados a 6 (frente a los 19 que cometió en cada uno de los dos primeros). Y afrontó el cuarto con una creciente agresividad en sus golpes, para sellar un break de entrada con una perfecta volea y, tras lograr su quinto juego consecutivo, colocarse con 0-2. Murray, entretanto, parecía empezar a dar serias muestras de cansancio. Pero debía de tratarse más bien de un bajón mental, ya que, acto seguido, aún tuvo arrestos para salvar una bola de doble break y, tras dos buenas derechas, colocarse a un punto del 2-2. Sin embargo, no logró rematar la faena y, aunque forzó tres ‘deuces’ en el sexto juego, ésa fue su única ocasión de rotura del parcial. Djokovic, en cambio, aprovechó 4 errores seguidos del escocés para remontar un 40-15 y rubricar el dos sets iguales (7-6, 7-5, 2-6, 3-6).

 

Quien ríe el último…

 

Muchos daban por muerto a Andy. Pero no todos los días se está a un solo set de ganar un Grand Slam, debió de pensar el británico, que sacó fuerzas de flaqueza y, tras aplicarse al resto, se colocó con un doble break de ventaja (3-0). En cambio, fue un decadente Djokovic quien, tras recuperar al instante uno de los saques perdidos y ponerse con 3-2, sólo pudo registrar un punto en los dos juegos siguientes (5-2, con 3 de 3 en bolas de break para Murray en el definitivo parcial), antes de solicitar la atención del fisioterapeuta por unos calambres en la pierna. Tras el pequeño parón, sin embargo, no cambió la tónica, y Andy amarró el título en su segunda bola de campeonato, tras un buen segundo servicio que Djokovic devolvió más allá de la línea de fondo.

 

“He hecho todo lo que he podido y lo he dado todo. No ha podido ser, pero quiero felicitar a Andy por su primer título del Grand Slam, que se lo merece de verdad. Ha sido otro partidazo, con emoción hasta el último momento”, declaró el campeón derrotado, antes de dar paso a un vencedor que reconoció lo mal que lo había pasado: “En el tercer y el cuarto set, ha sido muy duro mentalmente para mí. Novak es un gran tenista y siempre lucha hasta el final. No sé cómo he conseguido salir airoso”, concluyó un radiante Murray.

 

 

Live Scores - IBM Slamtracker
TV Schedule
Schedule of Play
USOpen.org Radio Off Air
Secure your 2013 US Open Tickets Today!
Facebook Profile Photo
Share the news about your favorite moments from the US Open. Share US Open with your friends